Jesús está viniendo constantemente a nuestras vidas. Si abrimos nuestro corazón a su llegada, veremos que nos trae un regalo: ¡la alegría se sabernos libres y amados!