¿Realmente necesitamos disfrazarnos para acercarnos los unos a los otros? Simplemente acércate…