En un mundo en que la desgracia y la maldad hacen noticia, es fácil perder la esperanza y la fe en los semejantes. Este vídeo ha estado montado exactamente para recordarnos que mas allá de la explotación y la desvastación todavía hay un corazón pulsante de humanidad que necesita proteger y alimentar.