Cada estación es fruto de la anterior
y anticipo de la que viene.

La mejor forma de agradecer de dónde venimos
es vivir con alegría el presente.

Todo gesto está impregnado de vida:
tanto si cae una hoja,
como si nace una nueva.

 

blanco blanco blanco blanco blanco