La presencia de Dios suele ser tan discreta como una gota de agua.

Si somos conscientes de su paso por nosotros, descubriremos que millones de gotas impregnan nuestra vida.

Dios, siempre presente, es proximidad.

 

 

blanco blanco blanco blanco blanco