Todas las lenguas buscan expresiones para acercarse a lo que no puede ser nombrado: el silencio. Sin embargo, este acercamiento nos va despojando cada vez más de palabras innecesarias hasta quedarnos en ese umbral donde todo dice sin necesidad de decir.

 


 

blanco blanco blanco blanco