Un día en el mercado una mujer preguntó a un vendedor: “¿Cuál es el precio de los huevos?”. El anciano vendedor respondió…

 


 

blanco blanco blanco blanco