Alfredo Rubio de Castarlenas

//Alfredo Rubio de Castarlenas
­

En el XIV aniversario de la muerte de Alfredo Rubio de Castarlenas iniciamos una nueva sección que reúne parte de su producción teológica, filosófica y poética. El P. Alfredo Rubio fue inspirador de la Hoja de la Claraesperanza, deseó profundamente y trabajó para que ésta se difundiera por América, el continente de la esperanza, y de ahí al resto del mundo.

Hombre de amplia formación humana y viajero incansable por todo el mundo, atento a la realidad en todos sus aspectos y entusiasta de lo existente, inquieto por saber, con interés por todo, de escucha atenta y pluma ágil pero en absoluto banal.

Una de sus cualidades más significativas fue la de formular un pensamiento hondamente vitalista y sinceramente humilde. Su conciencia de que podía aportar algo al conjunto de la sociedad era tan fuerte como la certeza de que el diálogo con personas serias y sensatas, provenientes de todos los saberes o experiencias, le enriquecía.

Junto con otras personas que compartían su misma sensibilidad, creó el Ámbito de Investigación y Difusión María Corral con la convicción de que los medios de comunicación social eran un instrumento valioso e indispensable de la cultura contemporánea y que tenían que ser provistos de contenidos adecuados para el bien de todos los miembros de la sociedad.

Apuntes biográficos

Alfredo Rubio había nacido en Barcelona el 12 de julio de 1919. Hijo de la poetisa Marina de Castarlenas y del industrial textil Federico Rubio.

Su infancia transcurrió en un ambiente frecuentado por artistas e intelectuales. Estudió el bachillerato en el Politécnico Eulàlia de Sarrià.

A los 17 años tuvo que vivir la guerra civil, tiempo en que conoció y profundizó en el existencialismo de J. P. Sartre y  A. Camus. A partir de esta filosofía se cuestiona la existencia humana y su sentido.

En 1938 se ve obligado a ir al frente de guerra, donde fue asistente de un capitán. Había iniciado estudios de arquitectura, pero el peso de la guerra le empujó a estudiar medicina. Fue profesor adjunto de Patología Médica y de Historia de la Medicina en la Facultad de Medicina de la Universidad de Barcelona.

A los 28 años inició la preparación del sacerdocio, realizando estudios de Teología en la Universidad Pontificia de Salamanca y en la Universidad Pontificia Gregoriana de Roma, donde más tarde llevaría a cabo la Licenciatura y posteriormente el doctorado. Fue ordenado sacerdote el 19 de marzo de 1953.

Después de su ordenación dirigió el Colegio de Nuestra Señora de los Rosales, en Madrid. Más tarde fue administrador en el Colegio Español de Montserrat en Roma.

Entre 1956 y 1958 recorrió varios países de Latinoamérica. Posteriormente, estando en México, redactó las bases de su pensamiento: el realismo existencial. Éste ayuda a descubrir la maravilla que significa el existir, y las amplias consecuencias que esta toma de conciencia puede conllevar.

Entre sus muchas obras está la fundación de la Casa de Santiago para la formación de vocaciones sacerdotales adultas, y también la Asociación Grupo Claraeulalias, que promueve un estilo femenino de vida contemplativa y activa siendo laicas dentro de la Iglesia.

Fundó asimismo la Universitas Albertiana. Es co-autor de la «Carta de la Paz dirigida a la ONU», que redactó durante un viaje a China. Puso en marcha la Revista RE, en sus versiones castellana y catalana, para difundir el realismo existencial.

En sus numerosos escritos filosóficos, poéticos y narrativos se manifiesta su pensamiento, profundamente arraigado en la realidad y sus evidencias, y su enorme interés por la persona y su formación integral.

LISTADO DE ARTÍCULOS

¡Es fiesta!

Esa sola palabra, ya de niños, ponía en alegría nuestra vida, ¡la fiesta!, sensación de que se acercaban unos ratos seguros de felicidad. Se dice: es fiesta; vamos a una fiesta; ¡organizamos una fiesta!... Todo eso es, en efecto, una dimensión vital y constante de nuestra existencia. Lo afirman los

Comentarios de Fray Ramón Pané

Acercándose el 1992, nosotros deseamos recordar tan sólo el comienzo de la Evangelización en un Continente que antes era inalcanzable para los apóstoles de Cristo. Dejemos a los historiadores que investiguen, desapasionados, los hechos tanto de la historia precolombina como la posterior. Pueden ayudar a que los hombres hoy, no

Andadura Pascual, Camino de Alegría

[swf]https://hoja.claraesperanza.net/wp-content/uploads/2012/06/pascual.swf, 500, 449[/swf] Para maximizar clicar aquí        

Crear y conservar

El ejemplo más claro de que los hombres pueden hacer algo parecido a lo que se expresa con el verbo crear, es procrear: engendrar un hijo, a quien un día deberán depositar de pie en medio del mundo. Hoy se habla por todas partes de paternidades y maternidades responsables. No

Existir

Volaba desde México hacia el Sur, hacia América Central, hacia Colombia, hacia Chile. Era antes de «Medellín» y de los sucesos de Allende. Años antes. Pero ya se tenía viva y se rezumaba la sensibilidad de ser hombre. Ya se percibía turgente y galopante, aunque lejana, la esperanza y la

Soneto con monótono estrambote a un joven que cree perdió la fe y sin embargo ama

De cómo la Fe se torna Caridad   ¿Pero no sabes tú que la razón tan sólo sirve para aupar la duda? ¿Qué más es sinrazón que queda muda si osas pedirle alguna afirmación?   La fe se ha huido de este torreón, y baja como alada, bien desnuda para

Sin mancha

Todos sabemos que Cristo en la cruz, muriendo por amor a nosotros, es como un faro que guía nuestro caminar por el mundo. Para ser capaces también, de desgranar nuestra vida en el amor a nuestro prójimo. Para llevarles a la justicia, a la paz, a la alegría y a

Oraciones

Nuestra Señora de la Paz, que yo perdone y que me perdonen Nuestra Señora de la Alegría, que yo dé felicidad. Nuestra Señora de la Libertad, que yo misma no me esclavice. Nuestra Señora de la Claraesperanza, que me dé siempre la fortaleza para amar a Dios y a todos.

No es un día vacío

El día de la conmemoración de Nuestra Señora de la Claraesperanza, es precisamente el Sábado Santo. El Viernes anterior concluye con la Crucifixión de Nuestro Señor. En ese día la advocación mariana que se recuerda, es la Mater Dolorosa traspasado su corazón por siete puñales de amargura con su Hijo

Hombre grande, gran hombre

En nuestras culturas tiene un significado distinto la reunión de estas dos palabras: hombre y grande, según que el adjetivo se ponga antes o después del sustantivo. Decir «un gran hombre», «una gran mujer», expresa nuestra admiración hacia alguien por sus hechos o cualidades. Por el contrario, decir un hombre