Alfredo Rubio de Castarlenas

/Alfredo Rubio de Castarlenas
­

Meditando. 7 días con Alfredo Rubio de Castarlenas

Esta obra, preparada por María de Jesús Chávez-Camacho, es una invitación a encontrarse con Dios, de la mano de meditaciones del sacerdote Alfredo Rubio de Castarlenas. Se trata de un itinerario de 7 días, a través de los cuales la persona que lo recorre va ahondando en aspectos como el ser, la intimidad, la amistad,

Amar y servir

Jesús en el mismo lugar y en la misma ocasión de la Última Cena, nos dio esos dos Mandamientos Nuevos: «Amaos los unos a los otros como yo os he amado» X(Jn. 15,12) y cuando les lavó los pies: servíos unos a otros como yo he hecho (cf.Jn. 13,14). En ambos casos, dio ejemplo de

El amor no se manda, se regala

Si se quieren obtener cosas a base de mandar, hay algunas que no se pueden lograr exigiendo obediencia. La amistad y el amor no es posible obligarlos. O surgen libremente o no son auténticos. Nadie puede decir a otra persona: ¡te mando que me ames! Por eso todo aquél que disminuya, constriña, presione la libertad,

Vísperas de Subdiaconado

Alfredo Rubio de Castarlena (1919-1996) Esta noche, Señor, de pronto la nada se abrazó a mi cuerpo. Y me ahogaba, Señor... ¡Cómo pesa la nada!   Mañana tu Enviado –báculo, mitra– me llamará. Y yo daré un paso hacia adelante simbólico, viril, decisivo, solemne.* Esto será poco después del alba. ...................................................   No me turba,

¿Por qué me hice sacerdote?

¿Por qué me hice sacerdote? Ante todo, por la inmensa, desconcertante, gracia de Dios. Empecé mis estudios para el sacerdocio al borde de los treinta. ¿Hora tercia? ¿Cómo llegué a esta decisión? La paz En el año 1935 había ingresado en la universidad. Cursaba ciencias exactas para pasar luego a la escuela de arquitectura. Ser

El payaso tonto, el listo y el hombre del frac

El payaso gusta a los niños porque éstos se ven reflejados en él: al niño le gusta ir disfrazado, grotesco, sucio, desaliñado, pintarrajeado. Es una expresión de libertad, de reírse de los convencionalismos de los mayores; el niño se cree listo, a la vez inocente, como el payaso, aunque los «listos» mayores le llamen tonto.

El real trasfondo de la fraternidad

Todo el mundo conoce este concepto, basado ciertamente en la realidad, de hermanos de sangre, por ser hijos de un mismo padre y madre. Incluso muchos, hurgando en los parentescos, descubren que son primos en primero, segundo o tercer grado. Pero hay otro concepto -también real- más hondo y más amplio. Todos somos existentes. Somos

Enterradme de pie

Enterradme de pie. Me dicen que habrá tanta gente que faltará tierra a la tierra. Sí, enterradme de pie; no quiero disputar a los vivientes unos palmos de superficie. También podrían ser hermosos los cementerios verticales, como altos rascacielos, cipreses de cemento engrisecido. Sí, sí. Enterradme de pie. Lástima que Le Corbussier se nos muriera.

Te amo Señor, a veces sin saberlo

El poeta se descubre amando a Dios en todo momento y en todo lugar. Cuanto más se desvanece su ego, más crece la presencia del Creador. Soneto XXXVI Te amo Señor, a veces sin saberlo. Sin darme cuenta, yo te estoy amando cuando a través del campo voy cantando, olvidado de mí, por sólo verlo.

Estás aquí. Te creo muy cercano

“Soneto I”, del libro Sonetos en la Ermita, de Alfredo Rubio de Castarlenas (Barcelona, 1919-1996). El poeta experimenta la cercanía de Jesús y, a la vez, comprueba un alejamiento propio y la necesidad de búsqueda Estás aquí. Te creo muy cercano. En Ti respiro la serenidad y con gozo ahondaré tu identidad en vez de estar