Email RSS Feed Facebook Flickr YouTube Google+

Santa Clara y la Eucaristía

foto_santaclaraeucaristia

Berna López
(Fribourg)

Enseñaba a unas personas una exposición de arte sobre santa Clara de Asís. Una niña del grupo preguntó: «¿Qué hace santa Clara con esa cajita en sus manos, sobre su pecho?» Les conté lo que relata la historia: Clara, ante el acecho de unos soldados sarracenos al convento de san Damián, tomó en sus manos la reserva del Santísimo Sacramento y se asomó con Ella desde una ventana de la fachada. Ante este gesto, los sarracenos se retiraron y se alejaron del convento y de la ciudad de Asís, sin dañar a nadie ni a nada. Hasta aquí el relato histórico.

El pueblo cristiano advierte, en este hecho, su sentido más profundo: la caridad, que tanto vivió la primera discípula de san Francisco; el amor a los demás «más que a uno mismo», que es como Cristo nos amó: el amor incluso a los enemigos. Los pintores, al representar ese hecho, nos recuerdan el mensaje de Cristo, a través de santa Clara, de que el amor defiende de los enemigos, protege de muchos peligros. Sí; ciertamente, el amor cristiano, protege. Las personas que aman, son humildes, son servidoras, son “últimas”.

¡De cuántos peligros nos habrá protegido el amor, aunque no haya sido todo el que podíamos haber dado!

Y los más importante, amar nos defiende del peligro más grande de todos: pecar, perder la fe, perder al mismo Espíritu Santo, nuestro divino huésped.

La tradición cristiana nos presenta a santa Clara, intrépida, que no se enfrenta a los asaltantes, sino que les recibe, les manifiesta su confianza en ellos y su amor por ellos, incluso más que a sí misma. Por eso no tiene miedo. «Aquí no nos odian sino que nos aman», pensarían los sarracenos y, así, dejaron en paz a las pobrecillas de Asís y a todo el pueblo.

¡Qué luminoso ejemplo del específico amor de Cristo, «amad también a los que os persiguen y maltratan»! (Mt 5, 11s.44)

Cuando se cumplen ochocientos años del nacimiento de santa Clara, su imagen nos sigue recordando el mensaje de siempre de la Iglesia: el amor salva.

Por Juan Miguel González Feria
(Salamanca)

Deja un comentario