­

CONTEMPLANDO LA REALIDAD
CON UNA CLARAESPERANZA

VÍDEO DESTACADO

NÚMERO ANTERIOR

  • Pascua: un paso hacia una vida nueva

    Este año (2020) la celebración de la Semana Santa está marcada por la pandemia del coranavirus llamado COVID-19. Las celebraciones cristianas siempre tienen (o deberían tener) una relación estrecha con la realidad: celebramos lo que vivimos y vivimos lo que celebramos. Estoy sorprendida, porque nunca había visto tanta celebración del servicio y el amor: los aplausos de las 8 de la tarde… (en España la población confinada aplaude cada día a las 20h a las personas que trabajan en salud o servicios vitales). Me recuerda al jueves santo, cuando acostumbramos a celebrar el amor fraterno, en comunidad, en una iglesia, con unos rituales concretos. Es muy sorprendente celebrar el amor fraterno de una manera tan simple como es aplaudir desde una terraza o balcón. Los que estamos encerrados, tenemos momentos de desesperación. ¿Qué hacer si no puedo salir a ver a mi padre que está en una residencia de ancianos, solo, quizás muriendo, y no me dejan ir a verlo? Me recuerda al viernes santo, me recuerda a Cristo en la cruz… Crucificado, inmovilizado, ya no podía ir a caminar hacia los pueblos, visitar a la gente, curar a los enfermos, consolar a los marginados, proclamar palabras de esperanza, anunciar el Reino de Dios. Clavado en la cruz, había una sola cosa que podía seguir haciendo como antes: amar… Y es lo que ha hecho, recordamos sus últimas palabras: Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen; Hoy estarás conmigo en el paraíso… (Lucas 43). Se habla mucho sobre qué pasará después de esta pandemia. Muy probablemente el virus no se erradicará del todo, siempre estará latente… En la post pandemia sabremos convivir mejor con este virus: evitaremos mejor el contagio, habrá vacunas, tratamientos, hospitales preparados, etc. ¿Me pregunto si la celebración de viernes santo nos ayuda a mejor convivir con la muerte: nuestra propia muerte y la de los demás? Porque Jesús no ha muerto para salvarnos de la muerte: ha muerto para capacitarnos a morir. No solo físicamente, sino morir a un estilo de vida… En el silencio de nuestras calles, quizás comparable a lo que se vivió el sábado santo, mi clara esperanza no es que la pandemia pase, sino que sepamos pasarla. Porque pascua significa pasar. Les invito a celebrar con intensidad el pasaje de la muerte a la Resurrección. Les invito a dar un paso hacia una vida nueva, con más amor, más solidaridad, más responsabilidad. La resurrección no es un regalo de consolación después de la muerte, no es una pieza de recambio para seguir una vida como antes. La Resurrección es la vida nueva que estamos invitados a vivir desde hoy. ¡Demos el paso! Felices Pascuas a todas y todos. Texto: Pauline Lodder Producción: Hoja Nuestra Señora de la Claraesperanza    

  • La Muerte y la vida

    Dos cosas me han pedido: escribir sobre la muerte y la vida. De entrada parecen dos entidades contrapuestas. Y no creo que me pidan hablar hipotéticamente de estos dos hechos. Si me permitís lo haré en dos tiempos. 1.La muerte Es difícil hablar de la muerte sin previamente hablar de la vida, porque sólo mueren los que viven. Me explico: los que viven son los seres que han tenido el don de la existencia. En un primer momento iniciaron su vida y en otro momento dejarán de vivir, les sobrevendrá la muerte. Y la evidencia nos habla que hay entidades existentes, pero que se diferencian en la calidad de existencia. Son muy distintas una piedra de una gota de agua, de una animal o de una persona. Parece ser muy diferentes los dos primeros (la piedra y el agua), de los dos segundos. Estos últimos, por su semántica, tienen el “alma”: son animales y somos animales racionales. A menudo hablan del “misterio” de la muerte. Se supone que este misterio se refiere al más allá de la muerte misma, que acontece en cada ser. Porque el fallecimiento de las personas y los animales son evidencias palpables. 2.La vida No sé si al pedirme que hable de la vida se refieren a esta vida antes de la muerte, que es la vida evidente en la cual percibimos las cosas y luchamos por sobrevivir. O quizás piden de lo que podríamos llamas la “Vida” con mayúscula o en cursiva refiriéndose a después de la muerte. Y así diferenciamos la “vida” de la “Vida”. Muchas personas nos hacen llegar por Youtube o por otras redes, comentarios e incluso conferencias de personas muy entendidas en la materia que se refieren en la certeza de que después de la muerte hay una Vida. Y lo explican por la experiencia de algunas personas que han estado unos momentos “muertos”, pero que vuelven a la vida y explican la experiencia de ver un túnel o que sentían… La vida, no es difícil de entender, es la plenitud de la existencia. Y sabemos que es su límite. Pero tengamos en cuenta que somos limitados y uno de los términos es el final de la vida; pero no olvidemos que tenemos otro extremo, que es precisamente el inicio de nuestra vida. Es como si tuviéramos en nuestras manos un cordel de un metro de largo: tiene dos finales, que son a la vez sus límites. ¿No es más misterioso: por qué yo vivo, que no: por qué muero? Morir es obvio (accidente, vejez, enfermedad,…). Pero, ¿vivir?: ¡Qué misterio es que se unieran dos gametos desconocidos, con unas condiciones únicas favorables! Qué sorpresa más entusiasmadora es encontrarnos en este mundo, existiendo. ¡Qué gozo vivir! Siempre tendremos tiempo de morir. No tenemos prisa. Texto: José Luis Socias Producción: Hoja Nuestra Señora de la Claraesperanza    

  • Amor Eterno

    Amor Eterno – Memo Salazar Nace dentro de mi la pregunta ¿Qué pensabas camino a la cruz? si en verdad valía la pena cargar con el dolor que era para mi Solo basta decir que es la gracia en regalo que no merecí entenderla es casi imposible encontré salvación encontré tu perdón el camino a la redención Fue por tu amor eterno Fue tu amor incondicional tus bellas palabras caricias del alma que llenan el corazón No hay palabras para decirte lo que siente el corazón pues tenerte hoy a mi lado me hace fuerte al vivir, me hace a mi sonreír la vida nueva que ha llegado por Tí.   Producido y Arreglado por: Dano López Voz y BV: Memo Salazar Guitarras: Itto Coutiño Programming, Keys, Drums: Dano López Mix y Mastering: Dano López Arte: Ruben López      

MEDITANDO

ENTRAR

VÍA LUCIS

VER TODOS LOS VIDEOS

Resucitar hoy

1Co15,3-8 …yo (Pablo) os transmití en primer lugar, lo que también yo recibí: que Cristo murió por nuestros pecados según las Escrituras; 4y que fue sepultado y que resucitó al tercer día, según las Escrituras;

La alegría de comer juntos

Jn 21, 4-12 Estaba ya amaneciendo, cuando Jesús se presentó en la orilla; pero los discípulos no sabían que era Jesús. Jesús les dice: «Muchachos, ¿tenéis pescado?». Ellos contestaron: «No». Él les dice: «Echad la

Hambre de compartir la vida resucitada

Lc 24, 39-43 Mirad mis manos y mis pies: soy yo en persona. Palpadme y daos cuenta de que un espíritu no tiene carne y huesos, como veis que yo tengo». Dicho esto, les mostró

RESURRECCIÓN, ELLOS CUENTAN SU HISTORIA

Resurrección, ellos cuentan su historia

Teatro EFUSIÓN presenta el musical RESURRECCIÓN, ELLOS CUENTAN SU HISTORIA. Obra presentada por primera vez en mayo del 2009 en el Teatro Nacional de Santo Domingo. Primera parte

Resurrección, ellos cuentan su historia

Teatro EFUSIÓN presenta el musical RESURRECCIÓN, ELLOS CUENTAN SU HISTORIA. Obra presentada por primera vez en mayo del 2009 en el Teatro Nacional de Santo Domingo. Segunda parte

Resurrección, ellos cuentan su historia

Teatro EFUSIÓN presenta el musical RESURRECCIÓN, ELLOS CUENTAN SU HISTORIA. Obra presentada por primera vez en mayo del 2009 en el Teatro Nacional de Santo Domingo. Tercera parte

ANDADURA PASCUAL

GALERÍA DE ARTÍCULOS

VER TODOS LOS ARTÍCULOS

Vía Crucis dialogado

  Ver Vía Crucis dialogado.pdf    

Amor desinteresado

Hay, dentro del Evangelio de Mateo, un pasaje en que Jesús les habla a sus discípulos con un tono apocalíptico. Es el momento en que les dice: “Cuando el Hijo del hombre vendrá lleno de

La Caridad engendra paraíso

Quién no ha pasado alguna tarde, o alguna noche de insomnio especulando sobre Qué habría acontecido si yo no hubiera..., qué hubiera pasado si yo hubiera..., y así infinitas contingencias imaginarias, que difícilmente se darán

IMÁN DE LA CLARAESPERANZA

DESCARGAR APP HOJA CLARAESPERANZA

SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER


 

GALERÍA DE VIDEOS

VER TODOS LOS VÍDEOS

Resurrección, ellos cuentan su historia

Teatro EFUSIÓN presenta el musical RESURRECCIÓN, ELLOS CUENTAN SU HISTORIA. Obra presentada por primera vez en mayo del 2009 en el Teatro Nacional de Santo Domingo. Primera parte

Resurrección, ellos cuentan su historia

Teatro EFUSIÓN presenta el musical RESURRECCIÓN, ELLOS CUENTAN SU HISTORIA. Obra presentada por primera vez en mayo del 2009 en el Teatro Nacional de Santo Domingo. Segunda parte

Resurrección, ellos cuentan su historia

Teatro EFUSIÓN presenta el musical RESURRECCIÓN, ELLOS CUENTAN SU HISTORIA. Obra presentada por primera vez en mayo del 2009 en el Teatro Nacional de Santo Domingo. Tercera parte

SECCIÓN ALFREDO RUBIO

VER TODOS LOS ARTÍCULOS
  • Esclarecer la esperanza

    Por Alfredo Rubio de Castarlenas . Hoy día muchas personas lamentan la ausencia de razones para tener esperanza. Y sin embargo casi todo el mundo quiere tenerla. La persona humana siente hambre y sed de esperanza, pero muchas veces este anhelo es difuso y también, desgraciadamente, oscuro. A pesar de todo, por muy desesperado que uno esté, no renunciaría nunca a tenerla aunque no supiera bien en qué ni en quién. Existe una figura de mujer que colmó las esperanzas de todas las generaciones. Una mujer que esperó siempre contra toda esperanza; que acogió en su seno al que era el Hombre Nuevo, que creyó en todo momento en Él aunque no pudiera llegar a entenderle completamente. Ella se mantuvo firme al pie de la cruz cuando todos huían. Y al final, se colmó de gozo al saberle vivo para siempre, como Él lo había prometido. Fue, también, co-mediadora de Pentecostés. Esta mujer es María de Nazareth. Podemos, pues, pedirle a María que la claridad de su esperanza esclarezca los contenidos de la nuestra que, tantas veces, busca a tientas. Solamente teniendo una clara esperanza, las personas podemos lanzarnos a trabajar para hacer realidad los proyectos. La publicación de esta hoja quiere ser un humilde cauce para que tantas esperanzas difusas se iluminen a la luz de María y hagan que la realidad sea así más gozosa, puesto que la auténtica esperanza y la verdadera alegría son el único motor para actuar con fruto. Texto: Alfredo Rubio de Castarlenas  

  • No te temo, Señor, que eres mi amigo

    SONETO XXXII No te temo, Señor, que eres mi amigo Sólo temo no amarte lo suficiente; o sea sin ardor, cual inconsciente de tu gigante amor para conmigo. Quiero quererte más, No lo consigo a pesar de mi esfuerzo permanente. Debería vibrar divinamente para poder mejor estar Contigo. Envíame tu Espíritu de Amor que asumiendo ¡el mío tan pequeño! transforme mi querer en algo digno. ¡Pues qué vergüenza hallarme tan indigno! Si no me das lograr este alto empeño, los dos perdemos con mi desamor. Alfredo Rubio de Castarlenas Sonetos en la Ermita    

  • Amar y servir

    Jesús en el mismo lugar y en la misma ocasión de la Última Cena, nos dio esos dos Mandamientos Nuevos: «Amaos los unos a los otros como yo os he amado» X(Jn. 15,12) y cuando les lavó los pies: servíos unos a otros como yo he hecho (cf.Jn. 13,14). En ambos casos, dio ejemplo de lo que predicaba. Sabemos que nadie da más testimonio de amor que el que ofrece la vida por los amigos. Y Él, horas después, la dio en la Cruz. Igual en ese otro mandamiento: lavar los pies era tarea del más ínfimo de los esclavos de la casa. Y Él, nos da asimismo este supremo testimonio: se hace el Último y sirve. Falso sería nuestro amor al prójimo si no les servimos con abnegación o sea con olvido de nosotros mismos y de nuestros intereses. Pero falso sería igualmente, un servicio que no provenga del amor. Sería adulación, o deseo de conseguir favores, o hipocresía. Amar y servir; ambas cosas son prueba inseparable de la autenticidad de lo uno y de lo otro. Cristo añade también: «Seréis mis amigos si hacéis lo que yo os mando» (Jn. 15,14) Desengañémonos: no puedo ser amigo de Cristo, si no realizo como dos caras de una misma medalla, el amar y servir. Jesús nos dio a todos y para siempre estos dos mandamientos nuevos. Lo hizo en el mismo sitio y casi al mismo tiempo: en el Cenáculo y a lo largo de la Última Cena Pascual. Amaos y servíos. Por Alfredo Rubio de Castarlenas