­

noviembre 2020 octubre 2020 septiembre 2020 agosto 2020 julio 2020 junio 2020 mayo 2020 abril 2020 marzo 2020 febrer 2020 gener 2020 noviembre 2020

CONTEMPLANDO LA REALIDAD
CON UNA CLARAESPERANZA

VÍDEO DESTACADO

NÚMERO ANTERIOR

  • Eva y Adán mortales

    Un día Adán comenzó a notar que algo le pasaba a su cuerpo. Al incorporarse por las mañanas, se sentía fatigado. Después de un rato de andar, las piernas experimentaban una sensación nueva: era dolor. En ocasiones, cuando comía demasiado, la digestión se tornaba molesta. Por las noches se despertaba y no conciliaba el sueño fácilmente. Sin saberlo, había sobrepasado ese límite que esconde toda existencia. La mortalidad, la caducidad, lo efímero, comenzaba a ser una realidad en su vida. Eva notó estos cambios que se reflejaban en el humor de su compañero. Tristeza, ansiedad, hurañez, irritación, queja… Algo había pasado en Adán que él aún no alcanzaba a nombrar.  Entonces Adán comenzó a mirar más allá de sí mismo. Observando una flor cada día, vio cómo esta había brotado sin mas de una rama, luego fue creciendo hasta llegar a un momento en que se secó y se desprendió de la planta. Así como vino, se fue. Adán sintió pena y lloró. Lloró por la planta, pero más lloró por sí mismo. Él había dejado de crecer y ahora comenzaba a secarse. No recordaba cómo había llegado a este mundo, pero ahora era consciente de que desaparecería como aquella flor. Se desprendería de esta vida y nada quedaría de él. A partir de ese día, Adán no fue capaz de hablar. Un gran silencio lo separaba de la vida, incluyendo a Eva. Eva supo recoger su silencio y esperar.  Una mañana Adán salió muy temprano. Eva no lo notó. Adán fue recorriendo el mundo que conocía como si fuera la primera vez que lo mirara, como si fuera la primera vez que lo oliera, como si fuera la primera vez que lo escuchara. Su alma se abría en cada poro de  la piel. Por primera vez se descubría existiendo. Quizás se preguntaría si era tarde para darse cuenta de ello. O, quizás, el silencio que lo habitaba hacía tiempo también abarcaba sus pensamientos. Adán volvió al hogar conmovido. Al mirarse, como si lo supieran todo, Eva y Adán lloraron largamente, se acariciaron largamente, sonrieron hondamente. Eva miró a Adán con una ternura entrañable y su corazón sintió que, desde ese momento, estaban dispuestos a que un día los visitara la muerte.  Se creó un silencio nuevo que ahora los unía con todo lo existente.   Texto: Javier BustamanteProducción: Hoja Nuestra Señora de la Claraesperanza    

  • El mundo del mar

    El mundo del mar Nuestra sociedad depende, probablemente más de lo que muchos de nosotros imaginamos, del duro trabajo de la gente del mar y de sus familias que tienen que enfrentarse no solo a los peligros de la naturaleza -tormentas, huracanes,…- sino también a las amenazas, como la piratería. El Papa Francisco resume muy claramente la importancia de la labor de marineros y pescadores: “Sin la gente de mar, la economía se detendría”. “La vida del marinero, del pescador y la de sus familias es muy dura. A veces está marcada por el trabajo forzado o por ser abandonados en puertos lejanos. Además la competencia de la pesca industrial y la contaminación, hacen su trabajo todavía más complicado. Sin la gente de mar muchas partes del mundo sufrirían hambre. Recemos por todas las personas que trabajan y viven del mar, entre ellos los marineros, los pescadores y sus familias”. El Video del Papa difunde cada mes las intenciones de oración del Santo Padre por los desafíos de la humanidad y de la misión de la Iglesia. Por la Red Mundial de Oración del Papa (Apostolado de la Oración – http://www.apmej.org).    

  • Bajar para subir

    Subir también es bajar. Bajar también es subir. Porque amar, que parece llevarnos a las alturas, requiere de toda nuestra humildad.  

MEDITANDO

ENTRAR

LO ÚLTIMO

VER TODOS LOS VIDEOS

XLIII Coloquios Punta de la Mona «#Teología del cuerpo: un camino de #plenitud» – 1 de 4

   XLIII Coloquios Punta de la Mona 2020 «#Teología del cuerpo: un camino de #plenitud» - Primera sesión Impartida

XLIII Coloquios Punta de la Mona «#Teología del cuerpo: un camino de #plenitud» – 2 de 4

   XLIII Coloquios Punta de la Mona 2020 «#Teología del cuerpo: un camino de #plenitud» - Segunda sesión Impartida

XLIII Coloquios Punta de la Mona «#Teología del cuerpo: un camino de #plenitud» – 3 de 4

   XLIII Coloquios Punta de la Mona 2020 «#Teología del cuerpo: un camino de #plenitud» - Tercera sesión Impartida

GALERÍA DE ARTÍCULOS

VER TODOS LOS ARTÍCULOS

Hospitalidad: puerta a la esperanza

Hace unos días, con unas compañeras de trabajo, hablábamos de las diferentes personas que hay acogidas en uno de los proyectos de la fundación. De manera informal nos preguntábamos qué debe ser lo que le

Increpar: llamar al cambio

En estos días de pandemia estamos muy atentos a las fiebres. La fiebre siempre es un síntoma de que algo ajeno a nuestro cuerpo lo está afectando. Recordemos el pasaje del Evangelio donde la suegra

La visualidad como estrategia de oración

  Las artes visuales, concepto en movimiento Un comentario en torno a las relaciones entre oración y artes visuales exige detenerse en los alcances de las artes de la visualidad. La evolución del concepto del

GALERÍA DE VIDEOS

VER TODOS LOS VÍDEOS

¡Qué alegría existir!

 El big-bang. La vida sobre la tierra. El descubrimiento del fuego. La historia de la humanidad. La llegada de los abuelos al barrio. La fiesta en que se conocieron mis padres. El gran día:

Respeto de los recursos del planeta

Respeto de los recursos del planeta “Tenemos que convencernos de que desacelerar un determinado ritmo de producción y de consumo puede dar lugar a otro modo de progreso y desarrollo” . El Papa Francisco nos

Luces y sombras

  Texto: Josep Lluís Socias - "Buenos días nos dé Dios", Edimurtra, 1991 Voz: Magdalena Rojas Goldsack Montaje: Àlex Borràs  

VÍA LUCIS

VER TODOS LOS VIDEOS

La dormición de María

El Nuevo Testamento no da ninguna información sobre las circunstancias de la muerte de María. La tradición de la Iglesia, y la iconografía antigua aportan que los apóstoles llegaron de diferentes lugares para acompañar a

Juan Bautista, precursor de resurrección

Juan 1, 26-29 Juan les respondió (a los sacerdotes y levitas): «Yo bautizo con agua; en medio de vosotros hay uno que no conocéis, el que viene detrás de mí, y al que no soy

Pentecostés

Hechos 2 Al cumplirse el día de Pentecostés, estaban todos juntos en el mismo lugar. 2De repente, se produjo desde el cielo un estruendo, como de viento que soplaba fuertemente, y llenó toda la casa

RESURRECCIÓN, ELLOS CUENTAN SU HISTORIA

Resurrección, ellos cuentan su historia

Teatro EFUSIÓN presenta el musical RESURRECCIÓN, ELLOS CUENTAN SU HISTORIA. Obra presentada por primera vez en mayo del 2009 en el Teatro Nacional de Santo Domingo. Primera parte

Resurrección, ellos cuentan su historia

Teatro EFUSIÓN presenta el musical RESURRECCIÓN, ELLOS CUENTAN SU HISTORIA. Obra presentada por primera vez en mayo del 2009 en el Teatro Nacional de Santo Domingo. Segunda parte

Resurrección, ellos cuentan su historia

Teatro EFUSIÓN presenta el musical RESURRECCIÓN, ELLOS CUENTAN SU HISTORIA. Obra presentada por primera vez en mayo del 2009 en el Teatro Nacional de Santo Domingo. Tercera parte

IMÁN DE LA CLARAESPERANZA

DESCARGAR APP HOJA CLARAESPERANZA

SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER

Click edit button to change this code.

ANDADURA PASCUAL

Andadura Pascual

La Andadura Pascual, es un camino de alegría, de encuentros

Andadura Pascual – Segunda Parte

De entre las varias presencias de Jesús Resucitado, podemos meditar

Andadura Pascual — Tercera parte

Las presencias del Resucitado entre sus amigos y amigas continúan.

Andadura Pascual – Cuarta Parte y final

Cuarta parte y final de la Andadura Pascual, Camino de

SECCIÓN ALFREDO RUBIO

VER TODOS LOS ARTÍCULOS
  • Esclarecer la esperanza

    Por Alfredo Rubio de Castarlenas . Hoy día muchas personas lamentan la ausencia de razones para tener esperanza. Y sin embargo casi todo el mundo quiere tenerla. La persona humana siente hambre y sed de esperanza, pero muchas veces este anhelo es difuso y también, desgraciadamente, oscuro. A pesar de todo, por muy desesperado que uno esté, no renunciaría nunca a tenerla aunque no supiera bien en qué ni en quién. Existe una figura de mujer que colmó las esperanzas de todas las generaciones. Una mujer que esperó siempre contra toda esperanza; que acogió en su seno al que era el Hombre Nuevo, que creyó en todo momento en Él aunque no pudiera llegar a entenderle completamente. Ella se mantuvo firme al pie de la cruz cuando todos huían. Y al final, se colmó de gozo al saberle vivo para siempre, como Él lo había prometido. Fue, también, co-mediadora de Pentecostés. Esta mujer es María de Nazareth. Podemos, pues, pedirle a María que la claridad de su esperanza esclarezca los contenidos de la nuestra que, tantas veces, busca a tientas. Solamente teniendo una clara esperanza, las personas podemos lanzarnos a trabajar para hacer realidad los proyectos. La publicación de esta hoja quiere ser un humilde cauce para que tantas esperanzas difusas se iluminen a la luz de María y hagan que la realidad sea así más gozosa, puesto que la auténtica esperanza y la verdadera alegría son el único motor para actuar con fruto. Texto: Alfredo Rubio de Castarlenas  

  • No te temo, Señor, que eres mi amigo

    SONETO XXXII No te temo, Señor, que eres mi amigo Sólo temo no amarte lo suficiente; o sea sin ardor, cual inconsciente de tu gigante amor para conmigo. Quiero quererte más, No lo consigo a pesar de mi esfuerzo permanente. Debería vibrar divinamente para poder mejor estar Contigo. Envíame tu Espíritu de Amor que asumiendo ¡el mío tan pequeño! transforme mi querer en algo digno. ¡Pues qué vergüenza hallarme tan indigno! Si no me das lograr este alto empeño, los dos perdemos con mi desamor. Alfredo Rubio de Castarlenas Sonetos en la Ermita    

  • Amar y servir

    Jesús en el mismo lugar y en la misma ocasión de la Última Cena, nos dio esos dos Mandamientos Nuevos: «Amaos los unos a los otros como yo os he amado» X(Jn. 15,12) y cuando les lavó los pies: servíos unos a otros como yo he hecho (cf.Jn. 13,14). En ambos casos, dio ejemplo de lo que predicaba. Sabemos que nadie da más testimonio de amor que el que ofrece la vida por los amigos. Y Él, horas después, la dio en la Cruz. Igual en ese otro mandamiento: lavar los pies era tarea del más ínfimo de los esclavos de la casa. Y Él, nos da asimismo este supremo testimonio: se hace el Último y sirve. Falso sería nuestro amor al prójimo si no les servimos con abnegación o sea con olvido de nosotros mismos y de nuestros intereses. Pero falso sería igualmente, un servicio que no provenga del amor. Sería adulación, o deseo de conseguir favores, o hipocresía. Amar y servir; ambas cosas son prueba inseparable de la autenticidad de lo uno y de lo otro. Cristo añade también: «Seréis mis amigos si hacéis lo que yo os mando» (Jn. 15,14) Desengañémonos: no puedo ser amigo de Cristo, si no realizo como dos caras de una misma medalla, el amar y servir. Jesús nos dio a todos y para siempre estos dos mandamientos nuevos. Lo hizo en el mismo sitio y casi al mismo tiempo: en el Cenáculo y a lo largo de la Última Cena Pascual. Amaos y servíos. Por Alfredo Rubio de Castarlenas