Email RSS Feed Facebook Flickr YouTube Google+

La caridad

Yo, tu semilla de eternidad,
Tú, mi incomprendido,
mi más nombrado,
mi extraño más íntimo

contigo me detengo en la fuga que soy

tiemblo y digo y digo y digo

me torno el más dichoso de ti
y, así, me instalo en tu nombre
soy quien te pronuncia sin saberlo

esta es mi pobreza
y tu infinita caridad.

Los seres humanos tenemos el don de ser limitados. Y es un don porque ser limitados nos hace depender unos de otros: ser necesarios y, a la vez, necesitados. La caridad pone la nota de amor a esa necesidad primigenia que tenemos. La caridad es amar como ama Dios y es el testimonio más grande que nos regala Jesús con su paso entre nosotros.

Por Javier Bustamante Enríquez
Poeta mexicano

Deja un comentario