Email RSS Feed Facebook Flickr YouTube Google+

Un quehacer de Dios Padre

Un quehacer de Dios Padre

¡Cuántas veces estamos confusos, desmoralizados, perplejos! Preguntamos, inquirimos, nos esforzamos en ver la luz pero no se aclara el caos que tenemos, mejor dicho, el caos que somos.

Jesucristo nos invita a llamar a su Padre, papá, pues eso quiere decir el término ‘abba’: ‘papá’, ‘papaíto’. Y nos dice: “Cuando quieras rezar, entra en tu habitación, cierra la puerta y ora a tu Padre, y tu Padre, que ve en lo escondido, te recompensará.” ¿Qué puede hacer Papá-Dios por nosotros? Veamos.

En el libro del Génesis, en uno de los dos relatos de la Creación del mundo, se dice que “la tierra era algo informe y vacío”, era una confusión, un caos, todo mezclado y revuelto. Y se añade que una labor de Dios al crear, fue ordenar ese caos, separar unas cosas de las otras: la luz de las tinieblas, el agua de lo seco, las aguas del cielo (nubes) de las de la tierra (ríos y mares), etc.; y luego, poner cada cosa en su lugar: las aves en el cielo, los peces y anfibios en el mar, y los cuadrúpedos y reptiles en la tierra, etc. ¡Pues eso, ordenar el caos, es lo que, precisamente, hace Dios Papá con nosotros cuando, confusos y revueltos, nos acercamos a Él en soledad y silencio, con confianza! Nos pone amorosamente en orden con su luz y su presencia: sosiega nuestros deseos y sentimientos, nos señala las tentaciones, nos da fuerzas y sabiduría para amar, etc., etc. Cada cosa en su sitio y bien separadas unas de otras, sin mezcla ni confusión. ¡Qué paz! ¡Qué alegría!

¡Vale la pena, pues, ahondar en este consejo de Jesucristo y “visitar” en nuestra habitación a Dios Padre! ¡Él continúa ordenando caos por siempre en este mundo!

Texto: Juan Miguel González-Feria
Voz: Marina Villa
Música: Manuel Soler, con arreglos e interpretación de Josué Morales
Producción: Hoja Nuestra Señora de la Claraesperanza

[audio: https://hoja.claraesperanza.net/wp-content/uploads/2014/01/quehacer.mp3|titles=Un quehacer de Dios Padre]

Audio:Un quehacer de Dios Padre

Deja un comentario