Uno de los legados de Juan Pablo II fue mostrarnos que, visto desde Dios, el ser humano “es bueno”, que la vida es un regalo extraordinario y que estamos llamados, nosotros también, a ser santos y santas allá donde nos encontremos.