De entre las varias presencias de Jesús Resucitado, podemos meditar cómo Él se muestra a las mujeres que van al sepulcro y las envía a Galilea. Después se hace presente a Juan, Pedro y Santiago. Más tarde a los discípulos que se encaminaban a Emaús. Finalmente se reúne con los discípulos y les infunde el Espíritu Santo. Faltaba Tomás, a quien también se muestra para que dé testimonio de Él.
Video basado en el libro del mismo nombre escrito por el P. Alfredo Rubio de Castarlenas.