Email RSS Feed Facebook Flickr YouTube Google+

Imágenes de María

Incontables artistas a lo largo de la Historia han dedicado muchas horas, recursos materiales, esfuerzos e imaginación para plasmar en pintura o escultura a María de Nazareth. Imaginan, llevados por el amor y la veneración a la madre de Dios, a una mujer de rostro joven, dulce, proporcionado y bello. Con estos rasgos desean manifestar la santidad de esta mujer única.

Nosotros, que acudimos confiados a la intercesión de María, contemplamos estas imágenes y nos sirven de apoyo a la oración. En ellas vemos señalada su amorosa maternidad para con todo seguidor de Cristo.

Pues bien, esta belleza artística es sólo una representación. Es como el dedo que señala la luna: nos hace mirar el cielo y no debemos quedarnos mirando al dedo. Es ella, María, que tras su asunción a los cielos, intercede por nosotros. Lo más importante no es si la imagen muestra una mujer hermosa; en María lo fundamental es su santidad. Las maravillas que el Señor ha obrado en ella. Su docilidad a Dios Padre, su fidelidad única a Jesús; la hondura de su amor en el Espíritu Santo.

Por ello podemos encontrar, en la vida cotidiana, otras imágenes de María, más perfectas y más valiosas que las mejores tallas de madera, o los mejores óleos de nuestras iglesias. Mujeres jóvenes, maduras o ancianas, dóciles al Paráclito. Mujeres que aman, perdonan y rezan por los enemigos de Dios y del género humano. Que perseveran en el amor cristiano a todos, a veces con gran heroísmo que queda oculto para muchos.

Incluso pecadoras, cual la Magdalena , pero arrepentidas, penitentes, y por ello asistidas por la Gracia de Dios.

Mujeres que van al mercado, arreglan sus casas, trabajan en oficinas o colegios, o asisten a los vecinos. O las que, exhaustas ya y cargadas de años, siguen siendo luz y ternura para quienes les rodean.

Son imágenes, no hechas por mano del hombre, sino por el mismo Dios que obra maravillas en las personas abiertas a Él.

Ojalá veneremos también estas otras imágenes de María, más hermosas que las de alabastro o pintadas en lienzos. Son personas vivas y, además, tienen en sí la Gracia de Dios por el Bautismo y los otros Sacramentos. Esta Gracia es la que hermosea el alma verdaderamente y su belleza se refleja hasta en la expresión.

Por Leticia Soberón

 


 

Deja un comentario